jueves, 16 de octubre de 2014

3 Poemas de Guillermo Hernandez




















De este lado

Ustedes, los que se van
tienen el afán de seguir adelante.
El tiempo transcurre rápido
sus días están bañados en novedad:
las calles, la gente, la comida,
todo es nuevo, las esquinas carecen de recuerdos.

Nosotros, los que nos quedamos
cargamos la añoranza de su regreso;
la nostalgia de su partida.

Y tienen el cinismo 
de enviar una postal
con un sol, una playa
y un estúpido te extraño.

***

Envíame a mí

Otra vez abriré caminos
en el desierto
y ríos en la soledad.
Fue lo que dijo cuando me envió.

No me gustó el sabor del agua
y los caminos no eran
lo que esperaba.

No perdí la fe,
Él tampoco se ofendió.
Solo acordamos que
no habría más promesas
entre los dos.

***


Tiempo de callar

Armas tus primeras frases,

ahora todo te pertenece:
los lápices de colores,
el sofá,
mío papá,
la máquina de coser,
los juguetes de tu hermano,
mía mamá,
la hija de Simón,
el avión del cielo.

Descubres que con una palabra el mundo es tuyo;
yo lo hice a los veinte.

Nos parecemos en la forma de llorar
cuando alguien mayor nos quita nuestras cosas.

Te pregunto el nombre de los animales,
te miento cuando digo que olvidé el tuyo,
o cuando pregunto otra vez por el color de los peces;

solo un pretexto para escucharte.

Mi deleite es tu voz,
me divierte tu atrevimiento
y que seas tú el que se come las vocales;
que pidas sopita para cenar.

Cuando estoy contigo prefiero callar,

habla,
grita,
imita a los patos,
ruge como los leones,
trepa a una silla y dime que me amas;
que yo te escucho,
que yo callo.

Tú creces,

                  yo

           guardo silencio.                                           




Poemas inéditos / Guillermo Hernandez
(Cedidos por el autor)





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada