lunes, 24 de febrero de 2014

3 Poemas de Esta Luz-Antonio Gamoneda



















CADA mañana ponía en los arroyos acero y lágrimas y adiestraba a los pájaros en la canción de la ira: el arroyo claro para la hija dulcemente imbécil; el agua azul para la mujer sin esperanza, la que olía a vértigo y a luz, sola en el albañal entre banderas blancas, fría bajo la sarga y los párpados ya amarillos de amor.

***


EN SU canción había cuerdas sin esperanza: un sol lejano de mujeres ciegas (madres descalzas en el presidio transparente de la sal).

Sonaba a muerte y a rocío; luego, tañía cañas negras: era el cantor de las heridas. Su memoria ardía en el país del viento, en la blancura de los sanatorios abandonados.

***


ERA veloz sobre la yerba blanca.

Un día sintió alas y se detuvo para escuchar en otra edad. Ciertamente, latían pétalos negros, pero en vano: vio a los duros zorzales alejarse hacia ramas afiladas por el invierno

y volvió a ser veloz sin destino.


Esta Luz / Galaxia Gutenberg
Círculo de lectores

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada